martes, 2 de febrero de 2010

Los niños de la calle

Como es un problema mundial en muchos países este problema se ha tomado con gran prioridad según las estadísticas el problema va en aumento y no en vía de solución. Según la UNICEF : el 60% de los jóvenes sin hogar cuyas edades oscilan entre los ocho y los diecisiete años de edad utilizan sustancias alucinógenas, el 40% toman bebidas alcohólicas, el 16% son drogadictos y el 92% fuman. Y como estos niños no están preparados para desempeñar ningún trabajo suelen sobrevivir mediante la mendicidad, el robo o la prostitución. Estos niños corren el peligro de convertirse en personas fuera de la ley y esas personas son una amenaza para la seguridad de cualquier comunidad. No resulta fácil ayudar a los niños sin hogar. Un informe indicó que el 30% de ellos estaban tan asustados que no quisieron dar ninguna información a las autoridades, ni siquiera su nombre. Pero ¿por qué viven en las calles? Viven en las calles por diversos motivos: por maltrato, abuso físico y psicológico de parte de los padres o algún familiar cercano, o son abandonados por estas personas que no tienen sentimientos hacia sus propios hijos, son una plaga que los están matando poco a poco físicamente, psicológicamente. Los pequeños sufren todas estas plagas por falta de un hogar y el amor de unos padres por un lado, por el otro lado los niños, niñas y adolescentes no están siendo formados ni educados. Hoy en día tenemos una generación más agresiva, inmoral y descompuesta porque no ha recibido la educación en la etapa de la niñez y la adolescencia. Luego, la sociedad trata de tildar y señalar con un dedo pero, ¿por qué no recordar que pudimos hacer algo y no hicimos? No es cierto que esos niños no tengan familia. Simplemente ya no la tienen en cuenta. Esto puede ser debido a varias causas, la más frecuente de ellas siendo la disolución del núcleo familiar: muy a menudo, (el padre) la cabeza de la familia es muy móvil. No duda en desplazarse para buscar un trabajo y rehacer su vida a decenas o centenares de kilómetros del hogar. Abandona a la familia, aparece una nueva esposa (o un nuevo esposo). El niño o la niña rechazan al padrastro o a la madrastra, lo que les lleva a usar la fuerza, pegándole con frecuencia. Entonces el menor huirá. Esta es la primera causa y el caso más corriente. La segunda causa está constituida por la miseria Una familia demasiado numerosa, una sequía, una calamidad natural, y ya tenemos a una familia en vías de disolución. El marido huye de sus responsabilidades y se marcha a la ciudad. Un día, la madre ya no puede más y hace lo mismo, llevando los niños con ella a la ciudad. Para sobrevivir, mendigará o se prostituirá. Es probable que un día ya no pueda alimentarlos. La tercera causa es la guerra. Se pueden dar las tres condiciones a la vez, siempre se llegará al mismo resultado. Poco a poco el niño o la niña perderán el contacto con su familia, abandonado en la gran ciudad. Ya no es el niño o la niña de tal o de cual, simplemente es un niño de la calle. El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación, No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se dedicara ni se le permitirá que se dedique, a ocupación o empleo alguno, que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su sano desarrollo físico, mental o moral. El amor es muy importante. Pero no el amor romántico sino el real, o sea el compromiso sincero con el niño o niña y un respeto incondicional hacia ellos como sujetos de una relación. El amor puede crear una vinculación que les permita a los niños y niñas volver a sentirse parte del tejido humano, de la humanidad.
Por terminar sabemos que la situación en Marruecos es muy delicada, hay muchos motivos que producen su abandono (los niños) o les llevan a huir, y sabemos cómo llamamos niños de la calle cuando uno se acuerda de su existencia “CHEMKARA” así cruelmente. Pues todos sabemos que Marruecos ha ratificado la convención internacional de derechos del menor pero la cuestión: nos preguntamos hasta que punto respetar verdaderamente esta convención y participar en el desarrollo de la personalidad de los menores estabilizarlos y guardarlos en nuestra casa.

¿Qué opináis vosotros?
Sabah C1.1

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
Para mi, los niños de la calle es un fenómeno que tiene sus orígenes en las dificultades materiales económicas y sociales que encontró la familia como célula principal de cada sociedad. Así el número de esos aumenta o baja correlativamente en función del grado de la unión familial y de la situación social económica y cultural de sus miembros. Además de la situación crítica donde viven los niños de la calle de punto de vista sanitario educativo y humano, muchos peligros son casi presentes en camino de esos pobres. Notamos por ejemplo la delincuencia juvenil como la prostitucion , las drogas , la violencia, los diferentes crimines etc..

En realidad la situación de los niños de la calle no puede ser que una ofensa a la paz social del provenir del país concernido y una bomba de efecto retardado capaz de estropear muchos proyectos en el futuro. Así, los poderes públicos tienen la responsabilidad entera de planear para erradicar este fenómeno adoptando varias políticas de desarrollo como la generalización gratuita de la educación primaria y secundaria en favor de los jóvenes; la lucha contra la propagación de los factores destructivos, la disminución del desempleo y la mejora de las condiciones diarias de los ciudadanos sobre todo en el mundo rural que constituye realmente en los países subdesarrollados el exportador de ejercito de personas fuera del circulo económico y social.

Claro que el cargo parece muy pesado, lo que necesita la adhesión de todos los diferentes componentes de la sociedad, a veces la ayuda de los organismos internacionales, para convencer este enemigo temible y ganar victoriosamente el combate. Se debe constantemente e eficazmente luchar, sino será la derrota catastrófica y mortal.
Chanfara, C11 del Instituto de Cervantes, (Febrero del año 2010)

Anónimo dijo...

Con niños de la calle se denomina a los niños que viven en las calles de una ciudad, privados de atención familiar y protección de un adulto. Los niños de la calle viven en edificios abandonados, cajas de cartón, aparcamientos, estaciones en desuso o en cualquier rincón donde puedan dormir sin ser agredidos ni descubiertos por la policía.

Los factores causantes del fenómeno:

Desintegración del entorno familiar
Conflicto armado
Pobreza extrema
Desastres (naturales o provocados)
Hambre
Abusos físicos y sexuales
Explotación infantil
Desplazamiento social tras emigración
Urbanización y crecimiento descontrolado de suburbios
Incultura

Para mi, los gobiernos suelen girar en torno a medidas más radicales, como enviar a los niños a orfanatos, casas de acogida o instituciones correccionales, o simplemente aislando los barrios conflictivos. De cualquier modo, muchos de los niños que están en la calle han llegado allí tras fugarse de uno de estos centros en los que son recluidos por el gobierno. Pero, para ser eficiente, los gobiernos deben coordinar su trabajo directamente con los programas de las ONGs que recurren a diversas estrategias para comunicar a la sociedad las necesidades y los derechos de los niños de la calle. Primero,defenden sus derechos denunciando su situación a través de los medios y presionando al gobierno para adoptar políticas en pro de sus derechos.
Luego, preventan que esos niños se encuentren en la calle realizando programas que intentan sacar a los niños del entorno urbano, con apoyo de familias y comunidades, e insistiendo en su educación.

Widiane

Anónimo dijo...

Existen millones de niños en la calle en el mundo por multiplicas causas…
Pero todos estos niños demuestran una falta importante de afecto ante una sociedad que los margina.
La mayoría son adictos a las drogas, desde la heroína al pegamento común.
Prisión, prostitución, esclavitud, violencia y muerte son los destinos más habituales que aguardan a los niños de la calle.
La existencia masiva de niños y niñas de la calle no hace sino poner de manifiesto la apatía e incapacidad de los políticos para gestionar conflictos.
De mi punto de vista, se necesita multiplicar las ONG como BAYTI. Unas asociaciones en las que niños puedan confiar y afirmar su talento como cualquier humano sino niño.
Estos niños necesitan educadores, asistentes sociales, psicólogos, médicos, profesores y artistas, para integrarles en la sociedad.
Un niño de la calle se transformare en delincuente robador, matador…que encontrara su destino en el carcel, cual institución necesita un presupuesto muy importante en estos días.
Pues si al final el estado tendrá que desembolsar dinero, mejor que le haría antes con la ventaja de ganar a un ciudadano que participara al desarrollo del país!
Imane C11

Anónimo dijo...

El término "chemkara" con el que se designa a los niños de la calle en Marruecos es cruel, muy duro y peyorativo.

Todos los marroquíes deben estar preocupados por este problema porque estos niños viven a nuestro alrededor, tanto de día como de noche. Hay quienes venden chicles y kleenex, mendigan en los semáforos, los que viven en las calles, beben alcohol o usan drogas en los parques, hay también los que roban o asaltan.

Según las asociaciones, hay más de 25.000 niños de la calle en Marruecos; y en Casablanca, son más de 7000.

Para solucionar este problema que se desarrolla en las ciudades marroquíes, la Secretaría de Estado para la Familia, la Infancia y las Personas con Discapacidad en Marruecos ha establecido unidades para proteger a los niños contra el abuso, y el programa “IDMAJ "(integración) para procurar las necesidades urgentes de este categoría de la sociedad particularmente vulnerable, tales como la higiene, la ropa, la comida e intentar reintegrarles en su familia.

El programa IDMAJ " es una parte del Plan Nacional de Acción para la Infancia por el periodo 2006-2015. Hay también la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano (INDH) que obra en esta ámbito,

Por otra parte, se ha creado en Casablanca servicios móviles de emergencia social, que se generalizaran a todas las ciudades de Marruecos. En Casablanca también hay patrullas nocturnas del Samu Social en busca de niños para darles atención de emergencia en caso de heridas, lesiones o enfermedades.

Todos estos proyectos necesitan educadores, asistentes y trabajadores sociales. El Gobierno debe movilizar recursos financieros necesarios, asociarse con las ONG nacionales e internacionales.

Diferentes asociaciones emprenden acciones importantes en este ámbito, a pesar de la escasez de sus medios y recursos financieros, por ejemplo:

- La Liga Marroquí para la Protección de la Infancia (LMPE), que cuida a los niños abandonados;

- Bayti, que actúa en Casablanca en la reintegración de los niños en circunstancias difíciles a su familia y a la escuela, o su rehabilitación con una formación profesional;

- Al Karam, que  trabaja para la protección de los niños que viven en la calle en Safi y Marrakech.

- La Asociación Marroquí para la Protección de los Niños en Riesgo (ADIM), cuyo objetivo es desintoxicar, rehabilitar y re-educar a los niños de la calle;

- La Asociación SHEMSY en Rabat, que recibe a los niños más vulnerables, proporcionándoles un hogar y reintegrándoles a la escuela;

- la ONG Internacional Auteuil, financiada por el Principado de Mónaco, cuyo objetivo es reintegrar en sus familias estos niños, dando a sus padres el apoyo social y una formación profesional, en Casablanca, Marrakech y Safi.


Todos estos esfuerzos de la sociedad civil y de las agencias del gobierno tratan de mejorar la realidad cotidiana de estos niños y ayudarles a salir de las calles, con recursos limitados. Pero la responsabilidad recae en las familias que no deben abandonar sus hijos, sino luchar para salvarles de esta situación dramática y proporcionarles protección y el sentido de pertenencia.

Anónimo dijo...

Es una pena ver a unos niñàs sufriendo en las calles, sin tener la posibilidad de vivir sus infancias, de ir a la escuela, o de soñar al futuro. Los niños de la calle son la verguenza de cualquier sociedad en el mundo, cada ves tenemos que pedirles perdonarnos y rezar para que esos niños encuentren un lugar mejor que unas calles parecidas al mundo de las cloacas.
Samir

Anónimo dijo...

El término "chemkara" con el que se designa a los niños de la calle en Marruecos es cruel, muy duro y peyorativo.

Todos los marroquíes deben estar preocupados por este problema porque estos niños viven a nuestro alrededor, tanto de día como de noche. Hay quienes venden chicles y kleenex, mendigan en los semáforos, los que viven en las calles, beben alcohol o usan drogas en los parques, hay también los que roban o asaltan.

Según las asociaciones, hay más de 25.000 niños de la calle en Marruecos; y en Casablanca, son más de 7000.

Para solucionar este problema que se desarrolla en las ciudades marroquíes, la Secretaría de Estado para la Familia, la Infancia y las Personas con Discapacidad en Marruecos ha establecido unidades para proteger a los niños contra el abuso, y el programa “IDMAJ "(integración) para procurar las necesidades urgentes de este categoría de la sociedad particularmente vulnerable, tales como la higiene, la ropa, la comida e intentar reintegrarles en su familia.

El programa IDMAJ " es una parte del Plan Nacional de Acción para la Infancia por el periodo 2006-2015. Hay también la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano (INDH) que obra en esta ámbito,

Por otra parte, se ha creado en Casablanca servicios móviles de emergencia social, que se generalizaran a todas las ciudades de Marruecos. En Casablanca también hay patrullas nocturnas del Samu Social en busca de niños para darles atención de emergencia en caso de heridas, lesiones o enfermedades.

Todos estos proyectos necesitan educadores, asistentes y trabajadores sociales. El Gobierno debe movilizar recursos financieros necesarios, asociarse con las ONG nacionales e internacionales.

Diferentes asociaciones emprenden acciones importantes en este ámbito, a pesar de la escasez de sus medios y recursos financieros, por ejemplo:

- La Liga Marroquí para la Protección de la Infancia (LMPE), que cuida a los niños abandonados;

- Bayti, que actúa en Casablanca en la reintegración de los niños en circunstancias difíciles a su familia y a la escuela, o su rehabilitación con una formación profesional;

- Al Karam, que  trabaja para la protección de los niños que viven en la calle en Safi y Marrakech.

- La Asociación Marroquí para la Protección de los Niños en Riesgo (ADIM), cuyo objetivo es desintoxicar, rehabilitar y re-educar a los niños de la calle;

- La Asociación SHEMSY en Rabat, que recibe a los niños más vulnerables, proporcionándoles un hogar y reintegrándoles a la escuela;

- la ONG Internacional Auteuil, financiada por el Principado de Mónaco, cuyo objetivo es reintegrar en sus familias estos niños, dando a sus padres el apoyo social y una formación profesional, en Casablanca, Marrakech y Safi.


Todos estos esfuerzos de la sociedad civil y de las agencias del gobierno tratan de mejorar la realidad cotidiana de estos niños y ayudarles a salir de las calles, con recursos limitados. Pero la responsabilidad recae en las familias que no deben abandonar sus hijos, sino luchar para salvarles de esta situación dramática y proporcionarles protección y el sentido de pertenencia

Rajaa C11

paola dijo...

Estoy de acuerdo con Sabah cuando dice que las causas por que los niños viven en la calle dependen prevalentemente de maltratos por sus familias y pobreza. Pero creo que por esto problema la responsabilidad más grande la tiene el Gobierno. De hecho creo que es normal que en cualquiera sociedad existan situaciones de violencia u de degrado económico. Desgraciadamente entre los seres humanos siempre se encuentra algún malo que hace daño a los demás, incluso los niños de su familia. Y siempre existirán clase sociales con problemas económicos. Sin embargo es por eso que el Estado tiene que intervenir para prevenir las situaciones que podrían causar la huida de los niños de la familia. Por ejemplo si los profesores se dan cuenta que un niño tiene problemas causados por su familia, sería necesario que existan servicios sociales que hagan investigaciones para comprobar la situación y a los cuales entregar los niños. De manera parecida si en la comunidad donde vive el niño con su familia se sabe que la familia vive en miseria, los servicios sociales tendrían que actuar alguna acción preventiva. Desgraciadamente la condiciones que favorecen la huida de los niños de el hogar y su permanencia en la calle se encuentran muy a menudo en aquellos países donde faltan también los recursos para asegurar los servicios sociales de que estoy hablando. Se trata a menudo de un círculo vicioso en el cual un fenómeno es la causa y también la consecuencia del otro.
Paola